¿Qué es un amaestramiento?

El término “amaestramiento” se refiere a quién puede abrir y cerrar diferentes puertas dentro de un mismo recinto, pero usando una única llave amaestrada.

Cada usuario dispone de una llave diferente, pero todos pueden compartir accesos en un mismo edificio o zona residencial.

Su planificación es relativamente sencilla. Y el sobrecoste económico que su implantación puede suponer al usuario se compensa sobradamente con ahorro en llaves duplicadas, control de acceso al edificio y comodidad de los usuarios en su día a día, puesto que cada uno solo usará una llave para todos sus accesos

Durabilidad de un amaestramiento

La durabilidad de un sistema mecánico dependerá principalmente de la calidad de sus componentes, de los ciclos de uso que tengan que aguantar sus cilindros y del tipo de llaves que lo soporten.

Las diferencias en este sentido pueden ser muy considerables. Por ejemplo, un cilindro amaestrado en un portal con cien vecinos, con unos componentes de baja durabilidad y con un tipo de llave agresivo al desgaste, puede tener una vida útil de dos años. Y, sin embargo, un cilindro con, aparentemente, las mismas características pero, evidentemente, fabricado con otro tipo de materiales, puede tener una durabilidad de entre 12 y 15 años.

Aparte de los ciclos de uso de un cilindro, otro de los factores detectados que más perjudican a la longevidad de los sistemas mecánicos es el duplicado de llaves fuera de las tolerancias iniciales diseñadas por el fabricante.

Esta práctica de copia de llaves sin control de tolerancias fuerza a diario los micro componentes interiores del cilindro, lo cual recorta considerablemente la vida útil del mismo

¿Amaestramientos mecánicos o amaestramientos digitales?

Los amaestramientos mecánicos aportan organización del acceso, protección, usabilidad y comodidad.

Trabajan siguiendo el concepto de “permisos de uso”. Es decir, la persona que tiene una llave puede acceder “siempre” a las dependencias asignadas (365 días al año, 24 horas al día): su llave no se puede programar, no se puede anular si se pierde y nunca registra el uso debido o indebido.

Los amaestramientos digitales aportan, además, gracias a la electrónica, flexibilidad en la autorización, flexibilidad ante pérdidas o robos y la certeza de saber en cualquier momento quién ha accedido a nuestra vivienda o dependencia.

Trabajan siguiendo el concepto de “perfiles de acceso”. Se puede discriminar qué persona, día y hora va a poder abrir y cerrar las dependencias asignadas (es muy útil, por ejemplo, para el personal de servicios).

Además, permiten registrar todos los accesos –o intentos de acceso–, con lo que es posible averiguar quién ha accedido a un punto concreto en un momento determinado.

Como factor en contra, los sistemas digitales son más caros que los amaestramientos mecánicos, necesitan mantenimiento de baterías y componentes, requieren ciertos conocimientos para usarlos y son algo menos longevos que los cilindros mecánicos.

En definitiva, son más completos en términos de seguridad, pero también perecederos.

No cabe duda de que la tecnología electrónica tiene y tendrá un papel cada vez más importante en la organización de puertas y personas.

Pero los sistemas mecánicos de cierre (amaestramientos mecánicos) preparados con criterio y organización satisfacen todavía a la perfección para un gran número de instalaciones las necesidades de sus administradores, sobre todo en el sector residencial.

Los amaestramientos mecánicos de seguridad ofrecen comodidad, durabilidad y economía, mientras que los amaestramientos digitales ofrecen flexibilidad respecto del futuro y seguridad completa

Tipos de amaestramientos mecanicos

-Igualamiento de llaves iguales, KA

Todas los bombillos y cerraduras son abiertas por la misma llave.

Indicado para viviendas unifamiliares y pequeños negocios o locales comerciales.

Desaconsejable en caso de previsión de crecimiento.

Amaestramientos a ambos lados.

-Amaestramiento con apertura central, CK

Las diferentes llaves abren la puerta de la propia casa ademas de la puerta de ingreso a la comunidad o zonas comunes.

Cada usuario con su llave tiene acceso a las puertas comunes permitidas.

Se podrán integrar, en caso deseado los bombines, cilindros o cerraduras de vivienda, trastero, buzón, etc.,

Indicado para comunidades de propietarios, conjuntos residenciales, conjuntos de naves industriales, etc.

Amaestramientos a ambos lados.

Amaestramiento con llave maestra sencillo, MK

Cada puerta se abre con su propia llave y con la llave maestra.

Cada bombin, tiene su llave individual y además existe una llave "maestra" que abre todas las cerraduras.

Indicado para pequeñas empresas, oficinas, etc..

Amaestramientos a ambos lados.

Amaestramiento por grupos GMK

Cada puerta se abre con su propia llave, con la maestra de su grupo y con la gran maestra.

Se dividen los accesos por grupos (plantas de un edificio, departamentos de una empresa, zonas geográficas, tipo de instalación, etc.) y cada no de estos grupos dispone de una llave "Maestra" que abre todos los accesos de dicho grupo.

A su vez existe una llave "Gran Maestra" que abrirá todos los accesos de todos los grupos.

Cualquier cerradura puede tener su llave individual que abre esta y ninguna otra.

Dentro de cada grupo se pueden contemplar tantos sub- grupos como se desee con sus correspondientes "Sub Maestras".

Indicado para empresas que pueden tener varios secciones, divisiones, departamentos o grupos diferentes.

Igualmente está indicado para entidades publicas, ayuntamientos, hospitales, departamentos, edificios de varias plantas o con varias sedes, etc.

Amaestramiento a dos lados.

Amaestramiento Cruzado

Son amaestramientos complejos que requieren un estudio exhaustivo y una planificación adecuada.